Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

viernes, 11 de enero de 2008

Confesiones

Señor mío, soy afásico
y quisiera ser trifásico;
pero en nada ayudan las neuronas
cuando se alborotan las hormonas
y mi sangre sube hasta la frente.

Señor mío, me desmiente
y yo quedo como autista
e interior malabarista.
Caigo en honda catalepsia
adornada por dispepsia
de mentiras e ideales
todos sobrenaturales.

Señor mío, son banales
sus alardes de consciencia;
ese ataque de impaciencia
es clamor de diatomea
y aunque usted nada me crea;
le aseguro que es lo mismo
la alta cima que el abismo
cuando tiembla un fuerte sismo.

Relatividad

Todo efecto es causa de su causa;
toda causa es efecto de su efecto.

Si la relatividad
es verdad,
la bala pudiera salir del ánima
antes de que el pistolero
jale el gatillo.

Es posible morir antes de nacer,
rejuvenecer,
volver a ser bebé
al menos en teoría;
y las heridas que palpitan en mi alma
podrían ser cicatrices de traumas
del futuro.

Si me situara en el horizonte de sucesos;
si abarco singularidades con mi espíritu,
¿podré cambiar mi pasado desde el presente?
¡Yo sé que se puede!
lo que no sé
es cómo hacerlo.

Hawking, amigo desconocido;
desde tu silla de ruedas,
a través de tus libros
me dices que nada sucede ni acontece
hasta que la luz le da alcance:
¿No es entonces más segura la tiniebla?
¿No es acaso más amable la oscuridad?

miércoles, 9 de enero de 2008

Meditación

Cierro los ojos
y me relajo;
un músculo a la vez,
lentamente,
muy suavemente
me hundo en el fondo del colchón
como un peso de plomo sólido.

Es así
que me consigo de pie,
bajando una escalera acaracolada
con marmóreos peldaños
y pasamanos de ébano pulido.
La oscuridad plena
se va disipando paulatina,
ante el tenue claror de una luz
que se va haciendo cada vez más vívida,
cada vez más nítida y brillante.

¡Hasta que veo!,
y veo a mi izquierda
un vasto y florido valle de recuerdos y enseñanzas;
y veo a mi derecha
un extenso y sereno océano de expectativas y esperanzas;
mientras sigo bajando
un escalón a la vez,
con sosiego y lentitud
hasta el fondo de mi espíritu.

Al pie de la escalera
me espera sonriente
mi yo superior.

Y me abalanzo finalmente sobre él
gritándole:

-¡Abrázame Yo
necesito la fusión!

Gaia

Gaia está sufriendo, Gaia está dolida,
ya no aguanta nada, Gaia está vencida,
Gaia solo pide clara despedida
de ese monstruo cruel que le quita vida.


Gaia suda sangre, Gaia tiene fiebre,
Gaia ya no aguanta tanta tonta afrenta,
tiene un virus malo, tiene un mal microbio:
esa dama santa solo siente oprobio.

Gaia no resiste a ese ser infame
que sus venas pudre, roe y petrifica,
ese ser soez, ser de sien sangrienta
hijo de su sangre, polvo de su tierra.

Gaia se despide, dice y se desdice
sabe solo ser sierva de sus hijos
quienes la condenan como callejera
y así se condenan también ellos mismos.

Gaia está muriendo, Gaia está en querella
y es el ser humano la maldad en ella.




Explicación: En los años ochenta, en el mundo biológico surgió la hipótesis Gaia, La hipótesis o Teoría de Gaia es un conjunto de modelos científicos de la biosfera en el cual se postula que la vida fomenta y mantiene unas condiciones adecuadas para sí misma, afectando al entorno. Según la hipótesis de Gaia la atmósfera y la parte superficial del planeta Tierra se comportan como un todo coherente donde la vida, su componente característico, se encarga de autorregular sus condiciones esenciales tales como la temperatura, composición química y salinidad en el caso de los océanos. Gaia se comportaría como un sistema auto-regulador (que tiende al equilibrio). La teoría fue ideada por el químico James Lovelock en 1969 (aunque publicada en 1979) siendo apoyada y extendida por la bióloga Lynn Margulis. Lovelock estaba trabajando en ella cuando se lo comentó al escritor William Golding, fue éste quien le sugirió que la denominase “Gaia”, diosa griega de la Tierra (Gaia, Gea o Gaya).
(Explicación tomada de Wikipedia)

lunes, 7 de enero de 2008

El tridente.

La blusa apolillada cubre los senos
del mundo, desesperado por renacer
de entre las cenizas y del cieno
forjados por hiel y veneno.

El pantalón arratonado tapa las nalgas
moradas del despelote que se hincha
en medio del mar, por sobre sus algas.

El mundo es un tonel de inmundicia
tumba astros y soles con su fuerte hedor;
las constelaciones vomitan
y las galaxias están nauseadas.

El ácido sulfúrico es parte de la lluvia:
¡es la lluvia misma!
No hay playa sin latas y picos de botella
¡no es playa sin ellas!
El ozono, rey de la estratosfera
clama piedad ante la guillotina
que implacable se avecina.

Miles de cadáveres pisciformes flotan en la mar,
miles de pájaros multicolores dejan de trinar.
Venden los seres vivos del mundo sus almas al diablo.

¿Pero, quién es el diablo?

Siento una cola brotar de mi espalda
siento dos cuernos brotar de mi frente
y entre mis manos, siento un tridente

¡siento un tridente!...

Los últimos adioses.

Cúspides de cielo raso
bajo techos de algodón almidonado:
¿es este el pedazo
de planeta que ha sido restaurado?
¿Cómo será entonces el que ha sido abandonado?

Saludo al margen de las cosas
saludo al horizonte
al encanto marginal de las fosas
y al frescor del monte.

Saludo a cada estrella que elegante
engalana los cielos campestres
con brillor inusitado y trepidante
con fulgor andino y agreste.

Saludo también al mar, por ser salado
y a la epopeya de estar enamorado.

Salve Homo Sapiens, rey ogro coronado,
salve monstruo devorador de paisajes,
cavernícola infantil, inconciente armado
demoledor de selvas, lugares y parajes...

Te saludo aunque juegas como un niño
con las armas infernales de los dioses:
¡¿serán éstos nuestros últimos adioses?!!

Expectativas cuánticas

Infinidad fractal destituida por el orden,
en el vacío irrepetible de las mentes cósmicas,
vienes hasta mí
trajeada de universos,
galaxias y constelaciones
como burbuja sideral
cubierta de teflón y papel celofán.
Maniatadas quedaron las hipótesis irrelevantes
de calidoscópicos instantes
efímeros y eternos
en un espacio-tiempo
dubitativo e incierto.
Me pregunto qué tiene que decir
el gato de Schrödinger
acerca del observador y sus expectativas.
¿En verdad temor y fe
son las dos caras de la misma moneda?
Creamos realidades
ignorantes de nuestro poder
como reyes Midas
regodeados con sus logros...
¿Serán culpa nuestra los deslaves y aluviones?
¿Seremos nosotros los causantes de huracanes y tornados?
El sentido común dice que no
pero la cuántica dice que sí...

Análisis: Quiero hacer un pequeño análisis de este tema. En la primera estrofa introduzco el concepto "fractal", que proviene de esas matemáticas que estudian el orden implícito en el caos, las matemáticas fractales, por medio de las cuales estoy seguro de que se desvelarán los misterios multidimensionales y cuánticos de nuestro universo. En la segunda y tercera estrofa introduzco el principio de incertidumbre de la mecánica cuántica, el gato de Schrödinger se refiere a un modelo que consiste en un experimento hipotético, según el cual, si colocamos a un gato dentro de una caja cerrada, apuntado por una pistola, que a su vez es activada por el disparo de un electrón, después del disparo el gato estará vivo o muerto según las expectativas del observador del experimento, es decir, si el observador espera que el gato esté vivo, al abrir la caja lo encontrará vivo, si espera que esté muerto, lo encontrará muerto.
De aquí la pregunta acerca del temor y la fe.
En la Biblia, se define la fe como la creencia en lo que no se ve y la certeza en lo que se espera, pero ese concepto está incompleto, ya que eso define también al temor, de manera que la fe sería la creencia en lo "bueno" que no se ve y la certeza de lo "bueno" que se espera, mientras el temor es la creencia en lo "malo" que no se ve y la certeza de lo "malo" que se espera.

No es feto, es "ser humano"

Moviendo sus manitas
despliega una sonrisa,
un golpe una patada
se sienten cual caricias.
El feto está vivo,
¡no es feto, es ser humano!
es nuestro cachorrito
se mueve y balancea
en útero acunado.

¡No es feto, es ser humano!
es una lucecita
que quiere fulgurar,
es un lindo querube
que quiere figurar...

Matarlo no debemos
porque el crimen es doble
es crimen contra el niño
y es crimen contra Dios.

¡No es feto, es ser humano!
que clama por nacer...


Pasendo por el cosmos.



Orbitando los anillos de Saturno
y las estoicas lunas de Júpiter
estaremos algún día,
vida mía.

Navegando entre los silencios del vacío
a través de hiperespacios y portales,
estaremos un buen día,
vida mía.

Y si te encontraras extraviada
en medio de una vulgar singularidad,
atesoraré mi energía cuántica
para sacarte de allí
a pesar de la súper gravedad,
te rescataré de agujeros negros
y terribles túneles de gusano,
con las armas de la prosa y la poesía;
y paseando de galaxia en galaxia
saludaremos a las estrellas y a los soles
con una sonrisa infinita y sideral.

Tan sólo volveremos
a nuestra esquina celeste,
cuando nuestros sueños sean
una fantástica realidad.

Universo sinfónoco.

El Universo
es una sinfonía acompasada y melodiosa
(tal vez la más hermosa)
y nosotros, que somos pura vibración
somos los acordes que afinan la canción
eterna e infinita
del poema universal...

La edad de plástico

Finitud
establecida
por la vida material
en el enlace elemental
del nanosegundo.

Moribundo
estuvo; por edades incontables,
el hálito de inteligencia
que asomaba con diligencia
pero sin resultado;
hasta que apareció el soldado
de la piedra y del garrote...


Y ya el troglodita;
saliendo de su ermita,
osó colocar su pie en otro astro
y furibundo
casi acaba con el mundo...
pero la gran epopeya apenas se inicia
y queriendo dar como primicia
una noticia
que ya es añeja;
anuncio el fin de la finitud
y el comienzo de la eterna juventud
gracias al genoma y su descubrimiento...

que es el perfecto complemento
para la edad de plástico.

Sinapsis

Axón, dendrita, sinapsis
se cierra el ciclo.

Axón, dendrita, sinapsis
control siniestro
que se me escapa;
tropel de ideas
resbaladizas, esquivas, burlonas...

Axón, dendrita, sinapsis
y millardos de ideas en raudales feroces;
forjando deslaves en mi mente debilitada
por los silencios de la nada:
 
La gran fogarada
reinicia el ciclo:
Axón, dendrita, sinapsis...

Ozono.

Le hemos hecho un agujero
a nuestro guardián ozono,
con tan destructivo encono
lo hemos de barrer entero.

Se multiplicarán plagas,
los cánceres y cegueras,
abundaremos de hogueras,
nos llenaremos de llagas.

Selva y bosque se incendiarán,
evaporarán los mares,
las rimas de los juglares
también se desvanecerán.

No quedará un alma en vida
si no ponemos reparo,
si no damos nuestro amparo
a la capa destruida.

Le hemos hecho un agujero
a nuestro guardián ozono,
y si sigue nuestro encono
lo borraremos entero.

Volver al útero.

Volver al útero,
flotar entre las aguas
de un saco amniótico
acunante y serenoso,
al compás de un palpitar
materno y melodioso.

Navegar firme y seguro
en la maravillosa oscuridad
en que reinan los sonidos
del amor y la quietud.

Disfrutar de la armonía,
disfrutar de la alegría,
disfrutar de libertades
de profunda algarabía.

Volver al útero,
escuchando sinfonías
sibilantes y abrigadas
de fluidos nutricios,
al compás de un palpitar
materno y melodioso.


Fauna proverbial.

Gran alcatraz marinero
que vuelas por estas playas,
no busques entre atarrayas
al vago pez costanero.

Tiburón maracaibero
que nadas entre las rayas
¿por cuánto tu amor le callas
al lago que te es sincero?

Gavilán carupanero
que vuelas entre papayas
devuelve todas las bayas
que robaste con esmero.

Esta fauna proverbial
que muestra mi tierra hermosa
es la joya primorosa
que adorna este santo grial.

Pensamientos alopésicos.


Astros tangentes;
adyacentes
a mis frentes
armados.

Cohesionados
finalmente
están los versos;
nobles y perversos,
en mi mente.


Alienados;
los cuerpos geodésicos
anuncian nueva aurora,
nueva fauna, nueva flora,
en pensamientos alopécicos:
(¡sin un pelo de tonto!
al menos por lo pronto).

Orgasmo sideral y microscópico.

Verteré sobre nanosegundos
el silencio indecoroso
del átomo omniubícuo
girando alrededor de su electrón.

Estrenaré las micras y los micrones
y los rendiré en amor perpetuo
al clamor; de tus moléculas más elementales,
por fundirse con las mías.

Y seremos generación espontánea
de nuevos universos improvisados
en el horno de un orgasmo
múltiple e impoluto.
¡Nuestro orgasmo sideral
y microscópico!


El calentamiento global (Efecto Sierra)


El calentamiento global
no es cosa de fantasía,
es ya el día a día
cotidiano, actual.


Hace tanto calor que podría deshacerme entre tus brazos,
en un horno se ha trocado nuestra casa
y a nuestros hijos se les escapa la esperanza
por un futuro provisor;
¿qué digo provisor?,
por cualquier futuro...


El calentamiento global
no es cosa del mañana,
es la sentencia temprana
que azota nuestras cabezas
¡aquí y ahora!


Efecto sierra
cruzando ya el umbral
del presente...


Descongelamiento de polos,
inundaciones
en los noticieros...


Incremento de huracanes
ante los ojos atónitos
del mutismo humano.